¿COMO ROMPER UNA ROYAL ENFIELD desde 2017?

Un día reunidos en el año 2017 pensando en nuestra nueva locura pensamos, nos vamos a comprar una Royal Enfield Continental GT, y vamos a ponerla prueba para romperla, sí ROMPERLA, y para esto lo primero que pensamos fue “ok” hagamos flat track.

Decidimos comprar una Royal y no otra porque es una marca icónica, que lleva moviendo al mundo desde 1983, además compartimos su visión aventurera, su misión de ser imparable llegando a todo los lugares del mundo, Himalaya, India, etc…

En este caso escogimos el modelo R.E Continental GT 2017 para testarla y comprobar que sigue igual de indestructible actualmente.

Después de un proceso de preparación, pero respetando la originalidad de la moto, la hemos llevado al límite subiendo montañas, navegando mares corriendo por playas y compitiendo en los principales eventos de motos  y carreras flat track en territorio español y europeo.

Elegimos la Continental GT por su mayor potencia y por la fiabilidad y resistencia de un chasis, fruto del acuerdo con HARRYS fabricante inglés de bastidores  para motos de carreras. “THE ROYAL” permitía crear una moto para flat track pero sin dejar de lado la posibilidad de hacer pistas de tierra.  Para conseguirlo variamos la altura de las suspensiones mejorando su recorrido e incluimos unos neumáticos Dunlop K180 que nos sorprendieron por sus resultados tanto en arena, como en barro y carretera.

Aligeramos la parte trasera incorporando un conjunto de asiento, colín de C-Racer realizado en plástico ABS, muy resistente a las caídas.

En la parte delantera ubicamos una placa porta número de chapa a juego con el depósito metálico y un faro de rejilla, manillar, espejos, estribo, frenos también se modificaron. Nuestros protectores de horquilla, creados por nosotros y fabricados en España – universales y válidos para múltiples modelos de motos-  protegen los retenes de horquilla y reafirman la estética flat tracker con la que empezamos este proyecto.

 

El motor se mantuvo original, pero se cambiaron el filtro y la centralita Power Commander desarrollada por Hitchcocks. Finalmente incorporamos un escape Supertrapp que unido al motor de la Royal resalta sus orígenes balísticos.

Después de esta preparación nos fuimos con ella a los mejores eventos europeos, empezando el reto “cómo romper una Royal”:

PRIMERO: Vintage Racing Spirit, primer flat track indoor europeo organizado en Lyon, durante el Salon de la moto.

 

SEGUNDO: Seguimos con Wheels and Waves (Biarritz, Francia) donde participamos en el “El Rollo”, carrera flat track en el hipódromo de San Sebastián, compartiendo pista con Steve Caballero y Ferran Mas, campeón de flat track en varias competiciones europeas.

TERCERO Motorbeach (Asturias) donde corrimos “El donut” flat track, un circuito con una buena salida a barranco 😉 y Free Riders (A Coruña), su primera edición “La ratonera”.

Los eventos nos sirvieron para nuestra Royal y para reiterarnos en nuestra finalidad de “romperla”.

CUARTO: Después de todas las carreras flat track, modificamos la suspensión trasera y le añadimos a nuestra moto un manillar crossero. Con estos cambios nos fuimos al Classic offroad challenge, organizado por Ton-up, recorriendo los montes portugueses, donde La Royal sorprendió de nuevo resolviendo bien por trialeras arriesgadas.

QUINTO: Como no nos quedamos a gusto, nos propusieron participar en una Sand race en Hossegor Francia, organizado por Hapchot Wheels, y allí nos fuimos a correr por la playa, surfeamos olas ella, una oportunidad única.

Tras tres años de pruebas, locuras y viajes, solo echamos en falta un poco más de potencia de motor, porque la fiabilidad está más que comprobada, consiguiendo así mantener ese espíritu de viajera incansable.

En su última fase la hemos convertido a Scrambler. Ver:   “The Royal Scrambler Africa”.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *